sábado, 29 de marzo de 2008

Cuidado con tus oídos

Con la gran cantidad de reproductores de mp3 portátiles, emerge un nuevo peligro para la salud de tus oídos. Es recomendable oír con el control de volumen no más allá del 60% del máximo. Muchos ignoran que los sonidos con intensidades de 90 decibeles (dB) o más pueden estropear definitivamente los oídos.

Lo mismo sucede con los miembros de grupos de música que no controlan el nivel de volumen del concierto o reunión. Es necesario contar un un decibelímetro debidamente calibrado para cuidar la salud de los oídos de los oyentes.

Es común que los encargados del sonido de las congregaciones, quienes ignorando el peligro de exponerse a sonidos intensos, ya han perdido parcialmente su audición. Como ya no oyen bien, cada vez le dan más volumen a los equipos, más watts y altos decibeles. Esto hace que entren en un círculo vicioso, cada vez oyen menos con el daño progresivo de su audición y dan volumen cada vez más alto, multiplicando el número de sordos. La congregación empieza a sufrir el mismo mal.

Es necesario que se use un decibelímetro porque el sonido no debe llegar a 90dB.

Luego los vecinos de las iglesias se molestan con tanto volumen. La congregación invade las vecindades con altos niveles de audio, robando el descanso y el sueño a los vecinos. Conforme el encargado de sonido pierde el oído, el nivel de audio aumenta progresivamente.

Además del buen testimonio con los vecinos, cuida tu oído. Yo uso filtros protectores para oídos en la congregación. Hay ocasiones en que picos de sonido producen molestia aún con los filtros instalados en mis oídos. Si se siente molestia, la intensidad del sonido debe andar bastante por arriba 120dB.

Ahora hay Apps para iPhone, Ipad y Android para poder medir la intensidad objetivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario