sábado, 6 de octubre de 2007

Hoy dimos el último adiós a mi papi

Ayer partió a la presencia de su amado Jesucristo, mi padre a quien llamaban cariñosamente "Don Beto". Su nombre fue Juan Alberto Franco Ramírez. El tuvo el deseo que mi madre no viera el momento de la muerte de su cuerpo. Dios proveyó para los deseos de su corazón. Mi madre, María Adelaida, estuvo a su lado los últimos meses. Las últimas semanas no se separaba de él. Pero ayer mi hermano Leonel le pidió que lo acompañara a recoger a Rita, mi sobrina. Por única vez, se alejó media hora de mi papi. Yo me quedé dándole un poco de suero oral a gotas. Diez minutos después que mi madre salió, mi papi expiró en mis manos. En el trabajo me enviaron a casa por la tarde, provisión de Dios para estar con mi papi. Muchas cosas fueron tan sincronizadas, provistas por la mano de Dios, tantos detalles son que no dejo de sorprenderme.

El Señor nos proveyó a todos con la fortaleza y gozo que causaron admiración de quienes nos acompañaron en la funeraria y el cementerio. Una amiga dijo que quería eso que tenemos nosotros, la paz, que no es como la que el mundo da. Por mucho tiempo a esta amiga hemos compartido el evangelio de muchas maneras, pero pudo más el impacto de los que Jesús exhibía en nosotros, la manifestación de su Espíritu Santo. A Dios sea la gloria.

Pudimos predicar y cantar algunas pocas alabanzas.

Pude notar que por estar solo haciendo MIDI he perdido la ministración con la guitarra o teclado. Hago los MIDI pero no los aprendo para tocar con instrumentos, porque terminado un MIDI, empiezo otro y otro. Solo hago los MIDI para el Señor primeramente y también para ustedes, aunque yo también canto en mi casa con los MIDI, me bendicen también. El precio a pagar es que ya no recuerdo que es cantar con la guitarra ni tengo nada practicado. En cuatro años he tocado mi guitarra tan pocas veces que podría contarlas con los dedos de una mano y sobrarían dedos. Hoy tuve un poco de dificultad para cantar con mi guitarra.

Ya había informado antes que mi papi estuvo muy enfermo. Recibí muchos e-mail expresando que oraban a Dios rogando por mi papi, tanto en lo personal como en las congregaciones. Agradezco de todo corazón, a todos los hermanos que se unieron a nosotros para orar por su salud. Que nuestro Dios y Padre les bendiga con toda gracia, gozo y paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario